Ahorrar en gasolina: 5 consejos para lograrlo

El consumo de los vehículos es cada vez más reducido, gracias al avance de la tecnología. Sin embargo, el precio del combustible no deja de incrementarse. Esto significa que al final de mes, el gasto se mantiene estable. Por eso, lo mejor que puedes hacer para ahorrar en gasolina es poner en práctica los consejos que hoy te dejamos. ¡Tu bolsillo te lo agradecerá!

Loading...
Has sido suscrito correctamente a nuestra newsletter
Ha ocurrido un problema suscribiéndote a nuestra newsletter

Quiero suscribirme a okmobility MAG

El consumo de los vehículos es cada vez más reducido, gracias al avance de la tecnología. Sin embargo, el precio del combustible no deja de incrementarse. Esto significa que al final de mes, el gasto se mantiene estable. Por eso, lo mejor que puedes hacer para ahorrar en gasolina es poner en práctica los consejos que hoy te dejamos. ¡Tu bolsillo te lo agradecerá!


Trucos para ahorrar en gasolina

La reducción en el consumo de combustible de los vehículos se debe a la exigencia por parte de las normativas para reducir las emisiones tóxicas a la atmósfera. Pero si tu objetivo es ahorrar en gasolina, puedes poner en práctica algunas pautas que te ayudarán a reducir el consumo aún más. Desde que cojas el hábito, ni siquiera tendrás que pensar en ello.


Planifica antes de coger el coche

Si debes ir a alguna zona que no te resulte del todo familiar, no te imaginas la cantidad de tiempo y de combustible que puedes ahorrar si planificas bien tu salida desde casa. Ten en cuenta que por diez minutos más conduciendo tras un recorrido largo, el consumo se eleva en un 14%. Aunque te parezca poco, piensa en la cifra total si vas sumando esta cantidad en cada viaje.


Revisa el estado de los neumáticos

Salvo que tengamos problemas como un pinchazo o que su estado sea notablemente malo, los neumáticos suelen pasarse por alto en la mayoría de los viajes que se realizan. Para que funcionen correctamente, debes verificar que la presión es la que marca el fabricante, y si resides en una zona con bajas temperaturas, auméntala levemente. Si crees que su estado no afecta al consumo, te sorprenderá saber que si la presión esta por debajo de lo indicado en tan solo 0,5 bares, el consumo se eleva entre un 2% y un 4%.


Elimina peso

Si eres de esas personas que va dejando ropa y objetos en cualquier sitio y luego no sabes dónde están, asegúrate de que no es en tu coche. Y si tienes que llevar peso porque lo necesitas para tu trabajo, intenta que quede repartido en el espacio. Cuanto mayor sea el sobrepeso, mayor será el aumento en combustible y, por tanto, más difícil ahorrar en gasolina.


Conduce a una velocidad constante

En el caso de que conduzcas siempre por ciudad, este consejo para ahorrar gasolina puede verse dificultado. La idea es evitar los acelerones y los frenazos continuos; para ello debes circular a una velocidad que no sea excesivamente alta y así, en el caso de que haya algo de tráfico, poder reducir el mínimo para continuar sin detenerte. 

No obstante, antes de activar el freno, comienza por levantar el pie del acelerador para reducir la velocidad progresivamente. Si no es suficiente, entonces utiliza el freno y, en último lugar, optar por reducir la marcha. Además, es interesante saber que cuando no pisamos el acelerador, el consumo de combustible es prácticamente nulo. Evita también pisarlo cuando arranques el motor, y si tu vehículo es de gasolina, inicia la marcha desde que hayas arrancado. SI es diésel, espera algunos segundos. 


Busca la eficiencia en tu conducción

Poner en práctica una conducción eficiente puede conseguirse de varias maneras. En primer lugar, te recomendamos que mantengas siempre la distancia de seguridad.

¿Por qué? Para evitar tener que frenar de manera brusca ante un imprevisto. Además de ahorrar en gasolina, te evitarás un buen susto. 

A la hora de circular, apuesta siempre por las marchas largas para evitar que el motor vaya revolucionado en exceso. Incluso si te encuentras dentro de ciudad, puedes intentar circular con la 4ª o la 5ª marcha. Las revoluciones adecuadas varían de un coche a otro, pero, por lo general, se recomienda que estén alrededor de 2.000 rpm en los coches diésel y algo más en los de gasolina. 

Por último, aprovecha siempre la inercia para ahorrar en gasolina. Por ejemplo, si tienes que reducir la marcha, hazlo en las bajadas, ya que así el consumo será menor. En el caso de las subidas, también debes retrasar reducir la marcha e intentar el tiempo que puedas subir pisando el acelerador. Pero, ¡ojo!, nunca a fondo. Esto podría suponer un incremento en lugar de una reducción. 


Y con estos sencillos trucos podrás ahorrar en gasolina sin que te des cuenta. No obstante, si no quieres complicarte con el mantenimiento del coche y no debes cogerlo con demasiada frecuencia, valora la posibilidad de alquilar uno cuando lo necesites. En OK Mobility nos basamos en el renting flexible, lo que te permitirá optar a una solución eficaz y personalizada. ¡Consulta los detalles en nuestra web!

Descubre más artículos +
Compartir esta
publicación