¿Cada cuánto se cambia una correa de distribución?

Tener un coche implica estar atento a su funcionamiento y programar revisiones de mantenimiento para alargar su vida útil. Entre los componentes que requieren cambio constante se encuentra la correa de distribución. Si te interesa saber cuándo cambiar una correa de distribución sigue leyendo este artículo. Además, descubrirás cuáles sonlas señales que indican que debe ser sustituida.

Loading...
Has sido suscrito correctamente a nuestra newsletter
Ha ocurrido un problema suscribiéndote a nuestra newsletter

Quiero suscribirme a okmobility MAG

Tener un coche implica estar atento a su funcionamiento y programar revisiones de mantenimiento para alargar su vida útil. Entre los componentes que requieren cambio constante se encuentra la correa de distribución.

Aunque algunas personas pasan mucho tiempo con su coche y nunca han cambiado este componente, es importante prestar atención a su estado y funcionamiento. Así se determinará el momento ideal de su sustitución.

Para empezar, es necesario conocer qué es y para qué sirve la correa de distribución. Se trata de un elemento que forma parte del motor de combustión interna de un coche, el cual se usa para sincronizar la rotación del cigüeñal y del árbol de levas. Probablemente esto te puede parecer un poco complicado, pero en palabras simples, este elemento hace que abran y cierren las válvulas y los pistones.

La pieza está hecha de caucho y otros materiales, y su rotura puede ocasionar graves problemas en el motor del coche. Por ello, suele ser más caro reparar el daño de una correa de distribución que hacerle mantenimiento y cambiarla a tiempo.

Si te interesa saber cuándo cambiar una correa de distribución sigue leyendo este artículo. Además, descubrirás cuáles sonlas señales que indican que debe ser sustituida.


¿Cada cuánto cambiar la correa de distribución?

El tiempo para cambiar la correa de distribución de un coche varía dependiendo del modelo. Por lo general, la información exacta se encuentra en el libro de mantenimiento del coche, y está basado en un kilometraje máximo.

Algunos modelos de coches pueden requerir un cambio de correa de distribución cuando han recorrido 60.000 kilómetros, pero otros pueden esperar hasta los 150.000 kilómetros. Algunas personas pueden incluso vender su coche sin haber cambiado este componente en alguna ocasión.

Así pues, no hay un momento específico para hacerlo, pero sí un momento estimado que tener en cuenta. Por otro lado, para saber cuándo cambiar la correa de distribución es necesario estar atento a su estado y el funcionamiento del coche.

Superar el kilometraje sin haber chequeado la apariencia de la correa de distribución puede ser irresponsable, porque a veces este elemento no da señales de avería. Pero puede romperse de manera inesperada y causar graves daños al motor. Esto puede suponer costosas reparaciones. Por todo ello, es mejor estar atento al kilometraje recorrido con el coche, al estado de la correa de distribución y hacerle chequeos esporádicos que permitan descartar algún problema mecánico eventual.

Subestimar la importancia del mantenimiento puede resultar siendo un dolor de cabeza con el paso del tiempo, porque el coche puede comenzar a mostrar errores graves y costosos de resolver.


Señales que indican cuándo cambiar la correa

Hay ciertos signos que pueden alertar que la correa de distribución no está funcionando correctamente. Lo primero que hay que considerar es si se pueden ver grietas en la correa, porque podrían significar que es muy antigua o que el calor y la tensión han hecho efecto en ella. Además, hay que tomar en cuenta el color de esta, porque si está muy brillante en zonas determinadas se debe a una mala alineación, lo que genera desgaste en ella.

Hay también indicadores en el funcionamiento del coche, como por ejemplo, que el vehículo realice vibraciones inusuales, en especial, cuando esté encendido y en marcha. También es posible que cuando la correa de distribución esté dañada, el coche tenga dificultades para arrancar.

Lo importante siempre es que si tu coche da señales de que no anda bien, no dejes pasar el tiempo. Si lo haces, puede significar un daño mayor y, por supuesto, un gasto más elevado de reparación.

Sin duda, como dice el refrán popular: es mejor prevenir que lamentar. En el caso de la correa de distribución y de otros componentes de un coche, un buen mantenimiento o un cambio a tiempo puede ahorrar mucho dinero en averías mayores. Por eso, siempre es recomendable acudir a un taller de confianza en el que los expertos puedan evaluar el estado del coche y sus piezas, realizar el mantenimiento adecuado y alargar la vida útil del coche. También recuerda que debes estar atento a cualquier señal inusual de funcionamiento del vehículo, porque puede ser una alerta de que algo no va bien y que debas llevarlo a revisar.


En Ok Mobility te ofrecemos la posibilidad de despreocuparte de este tema durante un tiempo. Visítanos para conocer las opciones que ponemos a tu disposición.

Descubre más artículos +
Compartir esta
publicación