Conducción con nieve: Precauciones

El frío durante los meses de invierno afecta a todos los rincones del país. Sin embargo, en función de la zona en la que residas, la bajada de las temperaturas puede verse acompañada de hielo y nieve que puede comprometer tu seguridad en la carretera. Para saber cómo debes actuar, te dejamos algunos consejos para la conducción con nieve.

Loading...
Has sido suscrito correctamente a nuestra newsletter
Ha ocurrido un problema suscribiéndote a nuestra newsletter

Quiero suscribirme a okmobility MAG

El frío durante los meses de invierno afecta a todos los rincones del país. Sin embargo, en función de la zona en la que residas, la bajada de las temperaturas puede verse acompañada de hielo y nieve que puede comprometer tu seguridad en la carretera. Para saber cómo debes actuar, te dejamos algunos consejos para la conducción con nieve.

Precauciones que debes tomar durante la conducción con nieve

Tanto si las condiciones meteorológicas adversas te pillan por sorpresa como si es algo frecuente en la región en la que resides, nunca está de más conocer las precauciones que se deben tomar para aumentar la seguridad durante la conducción con nieve o lluvia. ¡Esto es lo que debes hacer!


Revisa tu vehículo antes de salir

Sea cual sea el estado de la carretera, la forma más efectiva de prevenir los accidentes es llevando a cabo un mantenimiento regular del vehículo y una revisión antes de ponerse en marcha, en especial en trayectos largos fuera de ciudad. Por muy hábiles que podamos ser como personas conductoras, siempre existe el riesgo de perder el control del vehículo por circunstancias externas, como la climatología. A continuación te dejamos los aspectos a revisar.

- Iluminación. Asegúrate de que ninguna luz está fundida y de que el ángulo de iluminación es el correcto para tener buena visibilidad sin deslumbrar a otros vehículos.

- Limpiaparabrisas. Las escobillas deben ser capaces de limpiar sin dificultad toda la superficie de los cristales, delantero y trasero. Si el parabrisas está congelado, descongélalo antes de salir y utiliza líquido anticongelante específico si lo necesitas.

- Climatización. Verifica que los filtros del habitáculo están limpios, para evitar que los cristales se empañen.

- Cambio de neumáticos. Si la temperatura es inferior a los 7º, debes optar por neumáticos de invierno. La etiqueta de tus neumáticos debe incluir información sobre sus características. Comprueba también el desgaste para que tengas buen agarre.

- Batería. La batería tiene una demanda mayor en esta época del año. Comprueba que está en buen estado y evita dejar el coche inmóvil demasiado tiempo.

- Sistema de frenos. Uno de los principales problemas en la conducción con nieve o hielo es que el coche puede patinar. Todo el sistema de frenos y la dirección debe estar a punto.


Aumenta la distancia de seguridad

La distancia con el vehículo que nos precede es algo que tendemos a pasar por alto cuando cogemos confianza en la carretera. Sin embargo, durante la conducción con nieve, lluvia o hielo es recomendable aumentarla por encima de lo recomendable en circunstancias normales. La diferencia no se encuentra en tus capacidades, sino en que la distancia de frenado se eleva en estas condiciones. 


Haz varias paradas

Incluso si la distancia que vas a recorrer no es excesivamente larga, una forma de ser precavidos durante la conducción con nieve es hacer más paradas. Puesto que debemos prestar más atención a la carretera y estar alertas, es más probable que nos fatiguemos antes. 


Aminora la velocidad

Dado que la nieve, el hielo y la lluvia hacen que la calzada patine en mayor medida, es conveniente circular más despacio y con marchas largas para elevar la adherencia al suelo. Al arrancar, procura hacerlo en segunda. 


Evita los adelantamientos y las maniobras complejas

Los vehículos, como ya indicamos, no responden igual en estas condiciones que cuando el clima es más caluroso. Por lo tanto, hacer un adelantamiento se convierte en una maniobra que entraña un cierto riesgo. Si no es absolutamente necesaria, es preferible que la evites. 

Lo mismo sucede con respecto a la conducción con nieve en sí misma. Procura frenar con suavidad, hacer movimientos sin prisa y, si lo necesitaras, ayúdate del freno motor. Además de los inconvenientes de tu propio vehículo, también la conducción de los demás conductores se ve afectada. Se trata, de este modo, de hacer que la carretera sea segura para todas las personas que se encuentren en ella. 


Mantén una temperatura agradable dentro del coche

Para compensar con el frío exterior, quizás sientas la necesidad de elevar la temperatura en el interior del vehículo. No obstante, puede ser contraproducente. Cuando está por encima de los 21º experimentarás somnolencia. Opta por otras medidas para desempañar los cristales. 


Utiliza cadenas

Durante los meses de invierno, debes llevar las cadenas dentro del maletero, ya sean textiles o específicas para la nieve. Si no tienes práctica colocándolas, te recomendamos que lo hagas en casa con antelación. Es decir, cuando todavía acompaña el buen tiempo. Si tienes dudas, puedes complicar la situación innecesariamente. 


Si te preocupa la seguridad de tu vehículo durante la conducción con nieve, en OK Mobility disponemos de vehículos en alquiler que se encuentran en perfectas condiciones. ¡Echa un vistazo a nuestra flota y disfruta de tus escapadas con tranquilidad!

Descubre más artículos +
Compartir esta
publicación